Unidad de las clases trabajadoras

La crisis del covid-19 solo ha acentuado las desigualdades naturales al sistema capitalista. Los índices de pobreza, desempleo y tercerización siguen aumentando día a día. Según estudios de la UCR, la pobreza actualmente se encuentra en un 21,1% y para finales de este año podría situarse entre un 24% y un 29%. Hasta el mes de marzo habían aproximada mente 315 mil personas desempleadas y con la pandemia esa cifra aumento en 38 mil personas más sin empleo. De estos datos 180 mil representan mujeres, además si se compara el primer semestre del 2019 con el del 2020, la población femenina aumentó el desempleo en 46 mil casos. Antes de la pandemia, el ministerio de hacienda esperaba que el déficit fiscal se situara en un 6,2%, sin embargo, las estimaciones actuales lo posicionan en un 8,6%. Esto parece algo muy normal puesto en números, pero esos números son padres y madres desesperadas que no pueden llevar alimento a sus hijos e hijas. Son sus vecinos que no pueden pagar los impuestos ni la renta de la casa, es su amigo el taxista que gasta mas en gasolina de lo que gana en todo un día de trabajo, es su conocida que trabaja en Uber que la mayoría de lo que cobra se lo deja la empresa, estos datos representan a nuestros adultos y adultas mayores muriendo en condiciones paupérrimas, estos datos representan las ilusiones de las niñas y niños arrebatados de su infancia y arrojados a las calles y a trabajos precarios


Todo esto bajo la mirada pasiva de una clase política entregada totalmente a los intereses de las cámaras empresariales y las empresas trasnacionales. Se nos hace creer que la clase política y las elites económicas hacen lo posible por evitar la crisis, la pobreza, el desempleo etc, pero lo cierto es que ellos y ellas se benefician de la desesperación de las personas trabajadoras.


¿Quiénes ganan cuando usted se endeuda?, ¿Quiénes ganan cuando usted acepta salarios de hambre porque no hay otra opción? , ¿Quiénes siguen acumulando riqueza mientras su familia vive en la pobreza y la constante incertidumbre de un futuro que fácilmente puede ser más trágico que el presente?


El sistema capitalista se basa bajo un elemento muy particular, el cual es la propiedad privada sobre los medios de producción. Pero ¿Qué quiere decir esto? Un medio de producción es cualquier cosa que usted utiliza para realizar su trabajo y por ende para poder vivir. Es decir, la fábrica, la finca, el tractor, la maquina de coser, la maquila, el taxi, el camión, etc, todos estos son medios de producción y en el sistema capitalista le pertenecen a un puñado de personas que sacan ganancia a costa de la explotación del resto. La pregunta acá es ¿Por qué esos medios de producción les pertenecen a personas que no los trabajan?, ¿porque la propiedad de estos medios no es de aquellos y aquellas que se matan todos los días por un salario? Justo a esto es a lo que apuntamos como organización que busca el comunismo, creemos firmemente que la persona que trabaja tiene que contar con todos los medios necesarios para que dicha persona realice su trabajo.


Viendo todo esto, todas las condiciones económicas en Costa Rica, la clase política que solo ve por los intereses de las y los poderosos y una clase económica que se beneficia del sufrimiento y la desesperación de las familias ¿Qué nos queda? ¿Qué podemos hacer? La respuesta a esto no es fácil, mas estamos seguros y seguras que el primer paso para erradicar estas desigualdades es la unión de la clase trabajadora. No busque respuestas en políticos y empresarios a los cuales no le interesa su sufrimiento. Busque las respuestas en su vecino, en su vecina, en la trabajadora de call center y en el repartidor de Uber, busque la unión con las y los pequeños productores. Solo y únicamente la unión de la clase trabajadora, la clase desposeída, la clase de la mayoría podrá poner un fin a esta destrucción del mundo y del ser humano orquestado por el capitalismo. Solo y únicamente la continua lucha contra las y los opresores podrán quebrantar las cadenas de la pobreza, el desempleo y la miseria.


El control de las y los trabajadores sobre sus respectivos trabajos es una necesidad si queremos construir una vida digna para nuestras familias y seres queridos. No solo se plantea un control obrero sobre las condiciones laborales y la producción, sino también se plantea que la única solución para toda esta desigualdad y opresión es que se construya una sociedad sobre la base de organizaciones políticas creadas y controlada por las y los trabajadores. Las manos obreras son las que crean la riqueza, la tecnología, los alimentos, etc y por esto son ellos y ellas las que tienen que definir el rumbo hacia una sociedad más justa y equitativa. El control obrero sobre la política y el gobierno es una necesidad en contra de lo que vivimos actualmente, en donde una élite política y económica, las cámaras empresariales y las corporaciones trasnacionales, definen el futuro del país, de nuestras familias únicamente pensando en sus intereses, y arrastrando al resto de la población en la desesperación y la pobreza. Únicamente la organización, la lucha y el control obrero pueden romper ese ciclo de egoísmo, destrucción y explotación en el cual, el capitalismo, nos mantiene sumidos y sumidas.


Desde esta agrupación, promovemos la unión trabajadora y sindical, como la única medida efectiva para llevar calidad de vida a nuestros hogares, alimento a nuestras familias, educación digna a la juventud, y vida digna a nuestros adultos y adultas mayores.


“Ni paz entre clases, Ni guerra entre pueblos”


Por S. Guzmán.

94 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo