Las mesas de diálogo entre cúpulas avanzan, precisamos que avance el movimiento popular.

Mientras la crisis y el coronavirus continúan expandiéndose y se registra un aumento de contagios del 43% en el sector enfermería, también continúan las disputas entre las mesas de diálogo. La consigna ‘Costa Rica escucha, propone y dialoga’ lanzada por el gobierno parece que no llegará a buen puerto.


El gobierno maniobra sobre terreno minado.


La presente editorial se escribe en un momento convulso luego del debate por el presupuesto del 2021. Al día de ayer aún no se logró tener un acuerdo entre las bancadas para la continuación del debate respecto al ajuste de otros ¢150.000 millones que en principio iban a recortarse en el debate extraordinario de enero, pero se adelantaron a partir de la presión de la burguesía y lo que ya se podría tratar como la oposición por derecha.


Carlos Alvarado finalmente vetó la ley por la pesca de arrastre, dado que no resulta rentable económicamente, considerando que nada le importó dejar a Melissa y Ana más de 120 horas sin comer. En el mismo comunicado en que sancionan el veto de la ley reafirman su compromiso con la OCDE y el cumplimiento de las “obligaciones internacionales”, un guiño para avisar que la agenda de ajuste y ataque a la clase trabajadora continúa en orden. Esto no escapa de ser tampoco un cálculo político, en medio de una caída abrupta de su imagen pública, a la cual le estaría sumando el descontento de sectores ambientalistas, científicos y, también pesqueros. Al mismo tiempo, Alvarado cedió a la reducción de pago del marchamo, un reclamo que había sido llevado a las calles por parte del gremio de motociclistas.


No obstante, en lo que el mandatario afirma que no va a torcer el brazo es en las negociaciones con el FMI, lo cual muestra que hace oídos sordos a todos los bloqueos que se han venido dando desde septiembre. Calos Alvarado continúa con su segundo intento de mesa de diálogo, luego del fiasco realizado en octubre. Los temas a tratar en estas mesas, a la que no se invitó a Rescate Nacional (recordemos el carácter entreguista y burgués de este movimiento), son explícitamente aquellos que tienen en su propia agenda, y que son reproducidos en los grandes medios. Estos temas son: la tan nombrada reactivación económica, la eficiencia tributaria y la cuestión del gasto público.


El diputado Villalta del Frente Amplio, luego de su llamado a la institucionalidad y a la democracia, que coincide con aquel de los ex presidentes, se unió a la mesa de diálogo del gobierno, lo cual muestra el estado de deriva del partido policlasista. Al FA se le suman múltiples sindicatos, que en su conjunto buscan lavarle la cara al contenido reaccionario del llamado a la democracia burguesa del PAC.


El gobierno al que le hacen seguidismo se trata del mismo que es responsable de la detención de Stella Chinchilla, periodista independiente y activista por los derechos humanos, que se encontraba reportando las manifestaciones contra el las medidas fondomonetaristas de Carlos Alvarado. La prensa oficialista de La Nación salió a decir de forma ominosa que la activista habría arremetido con patadas y golpes a los oficiales, algo que queda desmentido con sólo ver las grabaciones del hecho.


Rescate Nacional cena en la mesa de la burguesía nacional.


La Asamblea de Trabajadores del Banco Popular continúa con su Foro Multisectorial de Diálogo nacional, siendo esta la otra cara de la puja entre el gobierno y las patronales. En su Foro lograron contar con la presencia de más 20 diputados, que se acercaron a husmear si pueden llevarse de este espacio agua para su propio pozo.


Por otro lado, la alianza entre Albino Vargas, burócrata sindical por excelencia, y la Asamblea de Trabajadores del Banco Popular se disolvió en el momento en que dicha Asamblea se unió a la mesa de diálogo con el gobierno. Pocos días después la Asamblea decidiría retirarse de este espacio, lo cual, en principio, abriría las puertas para un eventual regreso del sindicalista. Recordemos que dicha Asamblea representa a los dueños y dueñas del Banco Popular y de Desarrollo Comunal en el país.


La alianza creada por la Asamblea se extendería también a la UCCAEP y diversos diputados del PIN, PUSC e independientes, que se encuentran participando del Foro, junto con 110 organizaciones de diversas áreas. Es decir, es una alianza realizada entre el sector nacional burgués, que van desde bananeros hasta piñeras e incluso, inicialmente, la Federación de estudiantes de la Universidad de Costa Rica. Finalmente, la UCCAEP decidió integrarse a la mesa de diálogo del gobierno, no sin emitir criterios acerca de cómo habría de funcionar y qué temas habrán de tratarse.


Ante esto, urge elevar la crítica a la dirección de Rescate Nacional, que accedió a frenar con los bloqueos y entrar al diálogo con el Poder Ejecutivo. En la posibilidad de este diálogo participó activamente la iglesia católica y su llamado a la pacificación sin modificar el status quo. Luego de las presiones ejercidas ya se encuentran sentados dialogando cómo van a salir de la crisis sin tocar sus bolsillos. La representación de la clase obrera en la mesa de diálogo se encuentra usurpada por Célimo Guido y su rescate al nacionalismo burgués.


El problema respecto al FMI, los debates por los impuestos y los choques al interior del régimen político se encuentran en un impasse. Empero, la luz al final del túnel será probablemente un tren viniendo de frente para el gobierno, dado el recrudecimiento de la crisis y la falta de respuesta a los sectores populares. Desde la izquierda revolucionaria debemos mantenernos alerta, y luchar por una salida independiente de los gobiernos y las patronales.


Roberto Sánchez Moreno.




49 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Respuesta a Organización Socialista Revolucionaria

Ante los acontecimientos surgidos recientemente en el NPA francés, donde la ruptura es evidente, OSR invita a todas las agrupaciones trotskistas y además a Juventud Obrera a una reunión para discutir