La lucha en el Sur Sur: una mirada desde las mujeres y la juventud en lucha.

Actualizado: 4 de nov de 2020


Las zonas de Ciudad Neilly y Paso Canoas fueron importantes focos de lucha durante el alza de los bloqueos y cortes de ruta, en protesta por las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. Tanto la juventud como las mujeres jugaron un rol importante en el despertar del movimiento comunal que se vivió en el sur, fueron también estas las y los más afectados por la represión policial que aconteció.



Según los mismos participantes fueron las mujeres de la comunidad quienes empezaron a protestar contra las negociaciones del gobierno con el FMI, fueron éstas quienes empezaron a convocar a las calles de Ciudad Neilly a manifestaciones pacíficas del descontento popular. Prontamente la juventud, que podría considerarse sin mucha experiencia organizativa, empieza a perfilarse como el músculo que sostuvo las protestas, de la mano con otras organizaciones locales.


Las manifestaciones iniciaron de una manera pacífica, tratando de apelar a las instituciones locales en protesta al préstamo, pero con el tiempo ante la inoperancia del Estado para solventar el descontento y la frustración de los pobladores y pobladoras se fueron tomando medidas más combativas como los cortes de ruta.


Las figuras profesionales de la comunidad, como los abogados y médicos, empezaron a tener un papel más importante y con el tiempo suplantaron a las mujeres como la dirección del movimiento comunal. Estos sujetos son personas conocidas por la misma comunidad y se les encuentra participando en otros proyectos de la zona, pero según los manifestantes más jóvenes, sus prácticas poco democráticas y no-transparentes con el resto del movimiento generó mucha desconfianza de la dirección.


En lo más alto de la actividad de los bloqueos la policía de la zona inicia la represión contra las y los manifestantes tirando gases lacrimógenos. Los hogares de la zona fueron los más afectados, con escenas gráficas de mujeres saliendo corriendo de sus casas gritando con los niños en brazos. El despliegue policial fue bastante planificado, de manera tal que todo fue grabado por las cámaras del edificio de noticias Colosal (medio de prensa panameño).


Fueron justamente los policías quienes iniciaron la violencia, y aquellos manifestantes violentos no fueron más que evidentes policías infiltrados que no formaban parte del movimiento y casualmente se unieron justo cuando la represión iniciaba, nadie los reconocía. Se habló incluso de la posibilidad de presencia de fuerzas armadas panameñas como colaboradoras.


La desconfianza en la dirección se materializa el 14 de octubre, día en que se negocia con el gobierno el cese de los bloqueos bajo la supuesta promesa de eliminar las relaciones con el FMI y un lugar en las mesas de diálogo, sin ningún tipo de seguridad en su cumplimiento. Según los vecinos de la zona esta negociación se realizó “a puertas cerradas” y en la comandancia, también se acordó la mediatización de estas negociaciones en Colosal (prensa panameña) y tampoco se dio.


Debe de quedar muy claro que la comunidad de Ciudad Neily se opuso desde el inicio a negociar las migajas que prestó el gobierno y generó un fuerte descontento esta negociación. Esto mismo sucedió en Paso Canoas donde los transportistas jugaron un importante papel, pero sus direcciones traicionaron la voluntad de las bases.


El papel del movimiento Rescate Nacional fue totalmente secundario durante las primeras etapas de organización en el Sur Sur. En otras palabras los gestores intelectuales de esta gestas no son más que las y los pobladores de estas comunidades, pero hoy en día tras la consolidación de la organización nacional Rescate Nacional, está activamente organizando a las direcciones del movimiento en la zona, esto se concreta con la Asamblea Nacional convocada el 25 de octubre.


La lucha en el sur sur inició de grupos con perspectivas altamente heterogéneas dentro de la misma comunidad, pero movidas por un descontento social muy real y acumulado de décadas de olvido gubernamental y recargas económicas sostenidas. Lastimosamente, la falta de experiencia organizativa y política, favoreció una dirección pequeño burguesa (o acomodada) con un método muy vertical (o poco democrático) que terminó por vender al movimiento a la primera que pudo.


Los medios de comunicación presentan a puras figuras aliadas al gobierno cuando se trata de discutir las problemáticas que se están dando en el territorio. Mientras tanto, los despliegues policiales todavía hoy, semanas después, son visibles en la zona. Los manifestantes comentan sobre el sentimiento de persecución que han estado viviendo, siendo seguidos e interpelados innecesariamente por agentes policiales.

Ante todo esto la comunidad sigue con sus esfuerzos de organización activa y valiente contra un gobierno que solo ofrece miserias. El día 26 de octubre se convocó a manifestaciones contra el apruebo de la pesca de arrastre en el país, al igual que contra el recorte al sector de cultura y de educación, y por supuesto se mantiene el grito antiimperialista de: ¡Fuera el FMI!.



D. Trocas.




79 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo